El ciclismo costarricense ha tenido figuras importantes dentro del pelotón multicolor, pedalistas que han sido inspiración para las nuevas generaciones; algunos de ellos siguen rodando y otros, deciden tomar caminos diferentes, como el caso de Pablo Araya, quien después de 25 años sobre la  bicicleta, eligió culminar su carrera deportiva en el evento Trans Costa Rica.

Pablo Araya, es un ciclista de San Carlos que empezó a rodar a la corta edad de 13 años, cuando era apenas un niño; andaba en bicicleta tan solo por diversión, pero era talentoso y pronto el ciclismo nacional lo descubriría. Su hermano fue quien lo metió en el mundo de los pedales y su primera competencia fue en Hacienda Vieja, en el Campeonato Nacional de 1992,en la categoría infantil.

Se caracteriza por ser un hombre callado, sereno, inteligente, humilde y sobre todo, un compañero que debido a tantos años de rodar, es un líder innato en cualquier equipo en el que milite.

Ha sido parte de escuadras como: El Globo,  Dos pinos, Hotel Los Lagos, Junta de Protección Social, Buffet Guzmán Álvarez, Agricenter y su última casa, el equipo CBZ Asfaltos 7C, agrupación a la que ha representado por los últimos tres años.

Este pedalista, se dedicó al ciclismo de ruta y lo hacía de gran forma. Es un escalador, pero también, es un especialista de la contrarreloj, durante sus tiempos como élite y en los últimos años, ya como máster, se dedicó al MTB, donde también brilló con fuerza.

Las estadísticas del sancarleño:

  • 20 años de pedalear continuamente
  • 18 ediciones en Vuelta a Costa Rica
  • 66 podios en su carrera profesional
  • 2 Sub campeonatos en Vuelta a Costa Rica (2006 y 2007)
  • 1 Título de montaña en Vuelta a Costa Rica 2006

Con 38 años, esposa y dos hijos varones (uno de 6 años y otro de año y medio), Araya ha decidido dejar el ciclismo competitivo y dedicarse a su familia.

“Son tantos años de correr, el ciclismo es muy bonito pero conlleva mucho sacrificio para poder andar en buena forma, Dios me ha dejado competir muchos años, andar por muchos países y ahora le digo adiós al ciclismo competitivo. Seguiré toda la vida andando en bicicleta, pero ya lo de competitivo queda aparte, quiero disfrutar con mi familia, es hora de dedicarme a otro estilo de vida” explicó, Pablo Araya.

Araya, analizó el retiro con su esposa y con sus padres a inicios de año, tiene planes para dedicarse a proyectos familiares, pero asegura que le gustaría estar involucrado en el ciclismo.

El Trans Costa Rica, fue todo un reto para Pablo, debido a que se topó con un rival de lujo, el colombiano Jhon Botero y juntos disputaron el primer lugar, de su categoría, en todo momento.

Jhon Botero y Pablo Araya, primero y segundo lugar máster A Trans Costa Rica.
Foto: Fb Pablo Araya

“Siempre he tratado de dar lo mejor para mi equipo y creo que es la mejor manera de dar las gracias. Me sentía bien y quería ganar, pero me topé con alguien en muy buen nivel y fue un honor terminar mi carrera corriendo contra ciclistas de esa calidad” aseguró, el ciclista.

 

 

 

 

En el equipo CBZ Asfaltos 7C, todos están conmovidos con la noticia, pero tienen grandes recuerdos compartidos con el oriundo de San Carlos.

¿Qué opinan los compañeros de Pablo  y asistentes de equipo sobre su retiro?

  • Jonathan Carballo: Uno de los mejores ciclistas que ha tenido el país, además, de un excelente corredor, un amigo y compañero que si tenía que trabajar para alguien en el equipo lo hacía sin guardarse nada y cuando le tocaba a él sobresalir tenía la clase para disputar o ganar carreras etapas.
  • Gregory Brenes: Fue un excelente corredor, así lo demuestra su curriculum, como persona es todo un señor, gracias a él gané mi vuelta en el cerro, es una anécdota muy nuestra que muy poca gente conoce. 
  • Luis Mejía: Corredor de mucha experiencia, que le aportó mucho al ciclismo de ruta de Costa Rica y en los últimos años al del mtb …un corredor muy táctico del cual aprendimos mucho. Un gran ser humano que aporta una excelente energía al grupo
  • Ángela Parra: “Pablinqui”  está lleno de historias. Cuando se viaja con él se puede estar seguro de aburrimiento CERO. Es una gran persona, siempre he sabido que es un compañero nato, solidario y gran ciclista.
  • Eddy Pérez: Siempre fue muy matemático, como persona muy recta y muy ordenada
  • Carlos Villalobos: Es muy competitivo, tiene una excelente lectura de carrera, es un consejero, se preocupa por todos,  ¡es un 100 de persona! me ayudó demasiado.
  • Francisco Rodríguez: Es extraordinario, siempre busca el bien del equipo, enseña y está en los momentos difíciles; como persona es aún mejor, siempre con Dios de primero y aconsejando muchísimo, es un ejemplo a seguir.
  • Carlos Chaverri “Cali”: Es un ciclista muy completo, un caballero en la bicicleta, un líder, un amigo; siempre fue muy inteligente para correr, planificador de carreras siempre era positivo con todos es de esos corredores y sacaba el tiempo para enseñar a los demás.
  • Adriana Quesada: Nosotros no hemos ni pensado qué vamos a hacer sin Pablo, es un corredor de cabeza fría y con un gran corazón, siempre le ha preocupado ser compañero y es un “tortero” cuando uno menos lo espera pasa al frente y gana.

Cada uno de ellos, concuerda en que Pablo Araya aún tiene mucho que ofrecer como ciclista, que si quiere podría quedarse muchos años más, pero todos respetan su decisión, aunque vuelven a estar de acuerdo cuando dicen que “el equipo sentirá un gran vacío”.

Un ciclista querido y admirado, de quien muchos tuvieron el privilegio de aprenderle de cerca, se despide del ciclismo competitivo, del profesional, pero mantendrá la esperanza de poder estar cerca del deporte de sus amores.

 

Colaboración: Manuel de la Cruz Murillo